Ir al contenido principal

LA DEPENDENCIA



Todos en alguna etapa de la vida necesitamos del otro para sobrevivir. Éramos indefensos y sin cuidados hubiésemos muerto. Pero llega un momento en que podemos pararnos en nuestros pies, sostener el equilibrio y caminar. Esa etapa en la que muchas veces andaban detrás de nosotros por miedo a que nos accidentáramos, nos pudo haber cortado la interrelación con el medio ambiente y forjarse una fobia, o bien volvernos dependientes, pero como niños usualmente nos dejábamos atraer por la aventura.
Poco a poco las situaciones vividas y los mensajes (introyectos) recibidos nos van llenando de hierro, se forja una armadura y vivimos desde ella hacia afuera. Es decir que sin protección nos negamos a afrontar la vida y es justamente aquí donde comienza la dependencia. Ser dependientes significa necesitar un sostén, no tiene nada que ver con vincularnos, o intimar con otros. Es necesitar una muleta mental y hasta emocional.
Cual o qué es tu armadura? Tus padres? Tu pareja? Alguna sustancia? Y esta armadura curiosamente no sólo nos protege del peligro que desde nuestra vivencia y visión hay, sino que también llegamos a esperar la ultima palabra del otro; cayendo en la ausencia de conciencia y responsabilidad. Si esa figura de poder no está con nosotros, si no nos dice que hacer, entramos en peligro. El miedo hace encender alarmas y la ansiedad aumenta o bien la tristeza. De ahí que muchos dependientes (emocionales o a sustancias) sufran conductas demandantes; celos, control, violencia, manipulación entre otros.
Pero la dependencia también tiene su contra parte. Por un lado está ese miedo a ser indefensos, necesitando otro que nos apadrine. A la vez que por el otro existe un vacío afectivo. Ya sea que te criaras bajo la sobre protección o en la negligencia. Basta con que tu carencia afectiva y miedo a la soledad sean más fuertes que tus capacidades de tomar decisiones, abrirte al mundo y experimentar sin depender de otro o de algo para afrontar la vida. Tu vida.
Independencia puede ser una palabra dura, juzgadora y es que vista así incluso se torna el opuesto al tema conversado. Pero ser independiente no significa ser auto suficiente, sino tener la libertad de emprender tus decisiones, metas y deseos sin esperar la aprobación de otros o bien sin colocarte con una sustancia para llenarte de valor por ejemplo. Ser independiente vamos a cambiarla por ser emprendedor, resciliente.
Para cerrar, les comparto una cita de Fritz Perls que dice asi: 
“el niño puede evolucionar y sobreponerse a la frustración o estar mimado” entendamos que frustración es sinónimo de crisis y de estas, es que surge lo mejor de nosotros. Aprendemos al adquirir experiencia y sobretodo, nos volvemos responsables. En el caso de ser mimado, Perls nos dice que: “Esta situación pueden producirla los padres, atendiendo todas las peticiones de su retoño, hasta tal punto que se le facilita todo lo que pide, bien sea porque papá no lo tenía cuando era pequeño o porque son incapaces de privarlo de nada.” El mimar demasiado, es un caldo de cultivo óptimo para evitar hacernos responsables de nuestras vidas; todo nos fue dado sin esfuerzo y así lo exigimos al mundo. Perls continua diciendo que “Al faltarle las frustraciones, no ha llegado a sentir necesidades ni se ha visto obligado a movilizar sus propios recursos de realización personal. Si está acostumbrado a contar con los demás antes de contar consigo mismo, el niño corre el riesgo de manipular a todos los que le rodean y apoyarse en los demás, en vez de hacerlo en sí mismo. El proceso de maduración consiste en confiar en las facultades intrínsecas” (cita textual tomada de: Ejercicios y técnicas creativas en Gestalterapia
pp. 87-88)
Tomar la decisión de abrir las alas y volar, requiere de conciencia plena, como también de valor. Empieza tomando conciencia de ti mismo, quien eres y que deseas. Luego toma conciencia del mundo externo y verás como el llenarte de seguridad sana y libertad, te sacan del espacio de la dependencia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

IDEOLOGÍA DEL GÉNERO: SER O NO SER

Siempre he dicho que la sociedad y la religión van de la mano, una alimenta a la otra y entre ambas está la potencia reina de todas: la política. Ahora bien, juguemos con las dos fuerzas equidistantes, la sociedad y la religión… como el ser humano, la sociedad se actualiza, se globaliza y la persona en su lugar evoluciona (esto claro, en la mayoría de los casos, pues hay personas y sociedades que aún siguen en pañales). La cuestión aquí es definir este término que con toda razón genera conflictos. Uno porque la sociedad tira a un lado escudándose en los derechos humanos y la religión con sus diversas ideologías y dogmas tira al otro (matrimonio solo entre hombre y mujer- pene-vagina). La palabra ideología, es algo que se instaura en la mente social y grupal, y que luego se convierte en una fuerza por creer fervientemente. Ideología podríamos definirla como un tipo de introyecto grupal, un arquetipo con mucha fuerza (algo que nos siembran por la fuerza). El género se utiliza para clasi…

LA CONCIENCIA DE ¿QUIÉN ERES?

El titulo puede sonar como a una entrada para adolescentes en busca de su propia identidad, y es que como seres humanos dado el ambiente en que nos desarrollamos, no importa la edad que tengamos, nuestra identidad nunca queda fijada de manera completa. ¿Por qué? Porque la sociedad y la religión (que conste, no estoy hablando mal de ninguna, solo a nivel general) nos obligan a llenarnos de etiquetas para tener un lugar como personas en una sociedad prejuiciosa, de máscaras para ser aceptados o soportar ofensas, y las capas de la cebolla van incrementando, convirtiendo nuestra esencia y verdadero yo “self” en una coraza fuertemente armada. Osho, que me encanta, lo expresa muy bien en sus libros cuando nos da a entender que somos libres desde que nacemos, pero la sociedad nos vuelve robots. Es decir, nos duerme, nos roba la conciencia. Esa libertad para elegir y ser nosotros mismos; porque ser así es mal visto. Socialmente es ser ‘rebelde’.

Parece fácil responder a una pregunta tan corrie…

LA ESENCIA DE CADA INSTRUMENTO

Hoy he decidido escribir un poco sobre la musicoterapia. Como su palabra bien lo dice, hacemos uso de la música, ya sea que el paciente escuche una melodía o en su defecto que la cree con instrumentos. Pero... no cualquier instrumento ni en cualquier momento. Usamos aquellos que deseamos evoquen una emoción reprimida, también para despertar el autoconocimiento y la toma de consciencia. Sin embargo muchas veces es beneficioso también, exagerar una emoción que ya esta presente para que el individuo la pueda liberar. Por ejemplo: la persona se siente decaída... primero es menester indagar mediante el dialogo que es lo que le hace sentir así... de ello vamos a elegir el instrumento, ya sea para exagerar su tristeza y llevarlo al llanto (en caso que se reprima dicha liberación) o bien, hacemos uso de instrumentos que evoquen el aumento de energía para llevarle a un estado de plena alegría.
Aquí describo los tipos de instrumentos que existen: cuerdas, percusión, viento y teclado. Vas a notar…