Ir al contenido principal

EL APEGO


“Los enemigos como el odio y el apego carecen de piernas, brazos y demás miembros, y no tienen coraje ni habilidad, ¿Cómo, entonces, han conseguido convertirme en su esclavo?” -Shantideva-

Una cita bastante reflexiva ¿cierto?, el autor nos dice que el carecer de miembros no les impide convertirnos en esclavos y la respuesta está en la toma de conciencia. Donde haya un nivel de conciencia respetable, tenderemos a reflexionar y meditar antes de actuar. Cuando somos capaces de abrir los ojos de la conciencia, te puedes dar cuenta de qué te tiene atrapado y a que te estás aferrando… es verdad que somos seres humanos que sentimos, pensamos, recordamos y fantaseamos. Somos un universo de colores y texturas tanto dentro como fuera nuestro, pero cuando hablamos de emociones, vamos a encontrar un vínculo no solo mental (recuerdo) sino álmico (sentimental y energético).


El apego es una repuesta natural que sucede al despertarse nuestro lado emotivo y del recuerdo. Desde que nacemos ya estamos ligados a esta ‘acción-reacción’. El primer vínculo emocional que tenemos es con nuestra madre o algún cuidador, y a medida que crecemos se va extendiendo porque somos seres afectivos y necesitamos demostrar atención y amor como también recibirlo, pero cuando esa necesidad se torna obsesiva, hablamos de apego… uno bastante descontrolado que no se relaciona solo con personas, sino también con objetos. Los vacíos existenciales que cargamos dentro, nos llevan a taparlos con la acción-reacción del apego. ¿Por qué hablo de acción-reacción? Bien, el apego es una acción natural que provoca una reacción (respuestas positivas o negativas del entorno o de nosotros mismos). Tenemos una necesidad inherente de contacto más no de apego... hablamos de apego cuando hay incapacidad para dejar ir, soltar y fluir. Hablando de recuerdos, personas, situaciones y hasta objetos. ‘acumuladores compulsivos’ o también personas que reciben el despectivo adjetivo de ‘intensas’ pueden ser ejemplos clarísimos.
Tenemos dos tipos de apego: el seguro se da cuando la persona que nos cuida demuestra cariño, protección y atención a nuestras demandas de infantes, lo que fortalece el sentimiento de confianza. Mientras que el ansioso se da cuando el cuidador está disponible sólo en ciertas ocasiones, lo que hace el bebé sea más propenso a la ansiedad de separación y al temor de explorar el mundo. Entonces, podemos decir que el apego es un reflejo de tu propia inseguridad, de ese miedo a ver tus fantasmas y de afrontar esos vacíos existenciales. Y aquí de nuevo volvemos al inicio, cuando la cita de Shantideva nos relaciona a la conciencia: cuando hay conexión contigo mismo hay un clic de darte cuenta y toma de conciencia. Cuando estas desconectado del mundo y de ti mismo, eres como un tronco hueco.
El budismo, nos enseña en su filosofía ancestral, mediante la ley del desapego que debemos renunciar a nuestro apego por las cosas (materiales o personas), lo cuál no significa que renunciemos a la intención sino más bien al interés por el resultado. Es aprender a fluir, a lanzar la moneda sin que el hecho de sacar corona o escudo sea determinante para nuestra vida o camino; pues ambas caras conforman el todo del mismo objeto (moneda) y no por ello pierde su importancia. El desapego sienta sus bases en la confianza en nuestras potencialidades, mientras que el apego se basa en el miedo a la pérdida y la inseguridad.
Cuando nos sentimos inseguros, nos apegamos a las cosas, a las relaciones o a las personas. Y mientras más desarrollamos ese apego, más se acrecienta nuestro miedo a la pérdida; que no solo afecta nuestra estabilidad emocional, sino también nos puede llevar a conductas disfuncionales.
La clave entonces está en afianzarse en la incertidumbre, nos ayuda a crecer espiritualmente al asentarse en la conciencia y despertar en nosotros la creatividad y la libertad afrontando lo nuevo. Abrirnos a nuevas experiencias que alimentan nuestras ganas de vivir y nos convierten en personas más felices. “menos neuróticas” dirían por ahí…



Recuerda que: “Todas las cosas a las que te apegas, y sin las que estás convencido que no puedes ser feliz, son simplemente tus motivos de angustia. Lo que te hace feliz no es la situación que te rodea, sino los pensamientos que hay en tu mente…”


Copyright, todos los derechos reservados. © 2017 Mariela Saravia, Loto Azul.

Comentarios

Entradas populares de este blog

IDEOLOGÍA DEL GÉNERO: SER O NO SER

Siempre he dicho que la sociedad y la religión van de la mano, una alimenta a la otra y entre ambas está la potencia reina de todas: la política. Ahora bien, juguemos con las dos fuerzas equidistantes, la sociedad y la religión… como el ser humano, la sociedad se actualiza, se globaliza y la persona en su lugar evoluciona (esto claro, en la mayoría de los casos, pues hay personas y sociedades que aún siguen en pañales). La cuestión aquí es definir este término que con toda razón genera conflictos. Uno porque la sociedad tira a un lado escudándose en los derechos humanos y la religión con sus diversas ideologías y dogmas tira al otro (matrimonio solo entre hombre y mujer- pene-vagina). La palabra ideología, es algo que se instaura en la mente social y grupal, y que luego se convierte en una fuerza por creer fervientemente. Ideología podríamos definirla como un tipo de introyecto grupal, un arquetipo con mucha fuerza (algo que nos siembran por la fuerza). El género se utiliza para clasi…

LA ESENCIA DE CADA INSTRUMENTO

Hoy he decidido escribir un poco sobre la musicoterapia. Como su palabra bien lo dice, hacemos uso de la música, ya sea que el paciente escuche una melodía o en su defecto que la cree con instrumentos. Pero... no cualquier instrumento ni en cualquier momento. Usamos aquellos que deseamos evoquen una emoción reprimida, también para despertar el autoconocimiento y la toma de consciencia. Sin embargo muchas veces es beneficioso también, exagerar una emoción que ya esta presente para que el individuo la pueda liberar. Por ejemplo: la persona se siente decaída... primero es menester indagar mediante el dialogo que es lo que le hace sentir así... de ello vamos a elegir el instrumento, ya sea para exagerar su tristeza y llevarlo al llanto (en caso que se reprima dicha liberación) o bien, hacemos uso de instrumentos que evoquen el aumento de energía para llevarle a un estado de plena alegría.
Aquí describo los tipos de instrumentos que existen: cuerdas, percusión, viento y teclado. Vas a notar…

CUANDO EL EGO GANA LA BATALLA

Para todos aquellos que estamos en una vibración espiritual mayor a la tradicional (practicamos la filosofía oriental), ya estamos familiarizados con el término Ego, pero como esta página no consiste en utilizar términos complejos, sino en ser asequible a todo lector, voy a utilizar mi lenguaje metafórico (mi favorito)… El Ego podemos verlo como una bestia, una sombra que se disipa cuando la conciencia se le acerca, pero cuando se está apenas fortaleciendo la consciencia y creciendo espiritualmente, es muy fácil que el Ego nos trampee. Es tan sutil como un hombre labioso, tan sigiloso como un demonio.
Aprender a escuchar la voz de tu alma, tu intuición y seguirla es capaz SOLO cuando tienes al Ego bien domesticado. Y a domesticado no me refiero a que de bestia demoniaca, pase a ser un cachorrito, sino a tenerlo encadenado en una jaula. Dejarle gritar, aullar, arañar las paredes con sus caprichos y demandas, ignorándolas para seguir la voz de la sabiduría es entonces cuando estas en al…